miércoles, 3 de septiembre de 2008

Entre albures, romances y coplas

La semana pasada el tema estuvo bastante fumado, tanto como para que unas 8 personas me lo hayan hecho saber a mi correo electrónico, por eso hoy decidí hablar de un tema menos escabrozo y mucho más divertido.
Y no me refiero a los disparates de los políticos, no. En esta ocasión me refiero a las coplas.
Las coplas, esos versitos ingeniosos que nos han divertido en diferentes ocasiones y que algunas de ellas, simplemente inolvidables, han pasado a formar parte del acervo de la cultura popular mexicana o incluso han trascendido más allá de las fronteras y del tiempo.
Pero, ¿qué son las coplas?, dice la Real Academia Española que es una composición poética que consta sólo de una cuarteta de romance, de una seguidilla, de una redondilla o de otras combinaciones breves, y generalmente sirve de letra en las canciones populares.
Y a todo esto salta la pregunta ¿qué es un romance, una seguidilla y una redondilla?
Un romance, se supone que es la forma más vieja de poesía popular en idioma castellano; si se compone con versos octosílabos, se le conoce como Romance Propio; incluso, para los que tanto me han criticado por alburero, he de decirles que un albur (pero un perfecto albur, no las baratijas de Adal Ramones, Derbez y Jorge Ortiz de Pinedo) tiene esta estructura poética, mira tú, quien se iba a figurar que los albures son poéticos, "románticos" y ¡propios! (eso sonó como a paradoja y se supone que hoy no hablaría de eso).
Así pues el Romance, consta de un número indeterminado de versos con número de sílabas par, en el cual los pares presentan rima asonante y los impares quedan sueltos, o como decía el maestro Cristián Caballero, "los impares blancos y los pares asonatados".
Aquí algunos ejemplos de esta estructura poética:

Fragmento de una canción de Tintan
Un perico se arrancaba
las plumas con su piquito,
pero no, no estaba loco,
iba al baño encueradito.

Un romance infantil llamado La Guacamaya
Estaba la guacamaya
parada en un carrizuelo,
sacudiéndose las alas
para levantar el vuelo.

Una copla del diablo
Estaba el diablo sentado
comiéndose una manzana
y yo estaba al otro lado,
agazajando a tu hermana.

Unos versos adaptables
Estaban Paco y Benito
sentados en un nopal
y uno al otro se decían
"ya vas que chutas, carnal"

El Caso de las redondillas, seguidillas y otros versos lo trataré en otra ocasión.
Y así, sin más rollo y sin más preámbulos, les dejo unos videos de las coplas más famosas en la historia del cine mexicano.

Coplas Jorge Bueno y Pedro Malo, dos tipos de cuidado
Mis favoritas, sin duda, con todo y el doble sentido de "no soy tonto, como tú... lo has presumido" y el juego de palabras y apellidos en "quisiera mezclar Malo y Bueno, por si sale, algo que sea regular".


Coplas A Volar Joven
Esta es de mis favoritas, y conste que los que me conocen ya saben que Cantinflas no es mi máximo, pero estas coplas no tienen abuela.


Coplas Rancheras de Chespirito
Buenas y poco conocidas coplas interpretadas por Rubén Aguirre y Chespirito.